viernes, 27 de marzo de 2015

WI FI , alarma roja

Con fecha de hoy el viejo y siempre estimado blog "Tres Tizas", dentro de su apartado "Te cedo la palabra" se ha hecho eco de un artículo mio sobre la enorme preocupación que tenemos dentro de la comunidad educativa por la problemática de la red WIFI, una herramienta fundamental para poder seguir avanzando en el desarrollo, uso e implicación del mundo docente en las nuevas tecnologías y sin la cual, o con una absolutamente insuficiente, se provoca frustración en unos y excusas en otros que conducen a lo mismo: al inmovilismo.

He aquí el artículo : WI FII, alarma roja

Los centros educativos vascos hemos avanzado mucho en estos últimos cursos en el tema de la introducción en el aula de las nuevas tecnologías. El proceso ha sido largo y escalonado y era imposible alcanzar una fase sin haber superado con nota la anterior.

Así, recuerdo por ejemplo, que en mi centro, que desde el curso pasado está catalogado como “Centro acreditado en el nivel AVANZADO de madurez TIC”, recordamos todos y cada uno de los pasos que hemos tenido que ir dando para llegar a la actual situación.

En el primer escalón, sin duda, están los compañeros y compañeras a las que hay que demostrarles, en la práctica cotidiana que el uso de determinadas aplicaciones como “g-mail” o el “calendar” resultan singularmente útiles para la comunicación interna entre los miembros del claustro. Y cuando digo útiles, necesariamente tiene que significar tres ventajas claras: se ahorra tiempo, se facilita el trabajo y se consigue una mejor información.

Posteriormente, y sólo una vez asentado este tema, se abre el abanico a los sitios de cada profesor, para su uso privado y el resto de instrumentos que cada uno va probando primero para uso interno, luego con el resto del profesorado, hasta animarse a usarlo con su alumnado, tímidamente, primero y abiertamente después.

Sin duda todo esto recogido dentro de dos grandes principios:

El del pelotón ciclista : Todo el claustro unido considerando el proyecto un objetivo de centro. El pelotón correrá alargado. Los que tiran deberán saber frenarse. En la cola, espabilarse. Pero todos entrar en meta al mismo tiempo.

El del caballo de Troya. A veces hay que ahorrarse discusiones inútiles. Los típicos debates sobre uso de libros de texto o no, así como el tipo de “exámenes” a aplicar a nuestro alumnado, cae de su propio peso solamente cuando vamos avanzando en el uso de las nuevas tecnologías en el aula.

Del alumnado no he hablado porque para ellos, que un centro educativo aplique los mismos usos, técnicas e instrumentos que se utilizan fuera de sus muros, les resulta obvio, hace más atractivas algunas tareas, permite un trato más “cercano” con el profe, y abre un mundo donde es más fácil participar, estimula y facilita la diversidad e incentiva un trabajo colaborativo imprescindible.

Llegados a este punto, también hay que nombrar a la Administración, que oficialmente siempre ha estimulado el uso de las nuevas tecnologías. Recuerdo el reparto de ordenadores portátiles al alumnado de los primeros cursos de ESO, algo que luego quedó truncado con el cambio de gobierno y el inicio “oficial” de la crisis. En cualquier caso se siguió estimulando oficialmente el uso de las nuevas tecnologías y animando a los equipos directivos de los centros y a los responsables TIC a seguir avanzando en sus proyectos.

Y de esta forma hemos llegamos en nuestro centro a alcanzar un nivel muy aceptable de uso de las TIC. Y no lo digo yo, es claramente reconocido, oficial y extraoficialmente. Pero tenemos que decir, que tras haber conseguido lo más difícil, todo se puede ir al garete por una estupidez. Por una enorme estupidez. Me explico.

Me parecería genial que ante la presencia de un lago gigante se estimule a la población a aprender a navegar y a utilizar los barquitos, que incluso se regalen para surcar las aguas. Pero asimismo, me parecería de una irresponsabilidad supina que el proyecto no cuidase del nivel de agua del lago, que esto ocasionase encallamientos y crease un paisaje de barquitas varadas, atascadas. Sin duda desmotivaria su uso y llevaría, en cualquier caso, a la frustración.

Concluyendo, me hubiera gustado hablar en este blog de los muchos proyectos que en mi centro, mis compañeros y compañeras desarrollan con su alumnado, pero me ha parecido fundamental lanzar un grito de socorro, de alarma, que despierte y haga reaccionar cuanto antes a los responsables, tanto técnicos como políticos de Lakua, de un problema que alcanza a cualquier centro educativo de Euskadi si generalizan el uso de las TIC entre su profesorado y alumnado.

Que tanto esfuerzo, tanto gasto, tanta conversación, ánimo, estímulo, formación, colaboración, ganas de mejora de nuestro sistema educativo, choque con el estúpido muro de un wifi ridículo, exiguo, incapaz, escaso, indefendible y claramente deficiente debe de provocar en sus responsables el compromiso de medidas públicas y urgentes, con plazos creíbles que permitan salvar la actual situación.

Y si no, que no actúen como el perro del hortelano y permitan a los centros públicos interesados un grado de autonomía económica y de gestión que permita solucionarlo. Porque la solución es fácil. Pero esto ya es otra historia.
¡¡ Un abrazo a todos los lectores y feliz navegación !!